Caballar es un pequeño pueblo de la provincia de Segovia, muy conocido por su riqueza hortícola, frutícola y por estar ligado a la historia de dos de los tres santos hermanos segovianos, Frutos, Valentín y Engracia, sobre todo a través de las llamadas “Mojadas de Caballar”.

La iglesia parroquial, que es un excelente ejemplo del románico segoviano, en ella encontramos una capilla dedicada a los santos Valentín y Engracia, con un retablo que tiene en el centro un trono sobre el que está la urna con las cabezas de los dos hermanos mártires.

En los prados inmediatos al pueblo hay varias fuentes; una de ellas es la llamada Fuente Santa, porque, según la tradición, a ella se arrojaron las cabezas recién cortadas de Valentín y Engracia, hasta que, descubiertas, fueron llevadas a la iglesia del pueblo. Desde entonces, cuando la sequía es pertinaz, se solicita al obispo autorización para celebrar las llamadas “Mojadas de Caballar”. Consisten en trasladar procesionalmente, desde la iglesia a la fuente, los restos de los dos santos, que se mojan en las aguas del manantial para pedir la llegada de la lluvia, participando los vecinos de todos los pueblos de la comarca. De numerosas de estas “mojadas” hay testimonios escritos, que muy detalladamente relata en en la mayoría de ellas dieron resultados positivos.

Aquí os dejamos un vídeo donde podéis conocer más a fondo la historia de estas “mojadas”: